La Fundación Isabel Gemio en el curso de la UIMP: Las Fundaciones de la Salud, Investigación y Bienestar en el Siglo XXI: Retos y oportunidades

La Fundación Isabel Gemio ha participado en el Curso Las fundaciones de la salud, investigación, y bienestar en el siglo XXI: retos y oportunidades, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en colaboración con la Asociación Española de Fundaciones (AEF), en concreto en la mesa redonda: “Sostenibilidad, sinergias y colaboración de las fundaciones biomédicas”.

En dicha mesa redonda intervinieron también el Dr. Galo Peralta, director de Gestión del Instituto de Investigación sanitaria Marqués de Valdecilla y Angel Ancha de la Fundación Canis Majoris,  quienes expusieron sus proyectos, en concreto la Plataforma de innovación en tecnologías médicas dependiente del Instituto de Salud Carlos III y de ITEMAS como ejemplo de sinergia entre los institutos de investigación sanitarios constituidos por fundaciones en España, resaltando la importancia de la medicina personalizada y del big data. Asimismo, se destacó que no existe un manual de innovación con indicadores en el sector salud.  La Fundación Canis Majoris también expuso sus numerosos programas de actividades y proyectos de colaboración en dicho ámbito.

La Fundación Isabel Gemio explicó sus fines y su red de colaboración en el ámbito de la investigación biomédica, destacando la importancia de la necesidad de generar sinergias entre todos los elementos que conforman la sociedad civil. La investigación científica es el primer motor del desarrollo de la sociedad y, por ello, debe llevarse a cabo con su participación y tener como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas. Innovación abierta, es decir, involucrar a a más actores en el proceso de innovación, ciencia abierta, más acceso a los resultados de las investigaciones y a los datos subyacentes, y apertura al mundo, internacionalización, no tener miedo a probar nuevas ideas con disciplina para ver qué funciona y que no.  La Fundación explicó que la forma de realizar y avanzar en este sentido deberá contar con profesionalización, eficacia, mayor información e intercambio de buenas prácticas, por tanto, mayor colaboración y generación de conocimiento y talento en el sector lo que redundará en sostenibilidad y eficiencia en el ámbito de la salud.

______________________________________________________________________________________________________________________________________

En cuanto al resto del curso, reflejamos las notas del Gabinete de Prensa de la UIMP:

Gabinete Prensa UIMP. Santander, 5 de julio de 2018.

La inauguración corrió a cargo de la consejera de Sanidad del Gobierno de Cantabria, María Luisa Real, la alcaldesa de Santander, Gema Igual¸ el coordinador del Grupo de Trabajo Sectorial de Salud, Investigación y Bienestar de la Asociación Española de Fundaciones (AEF), miembro de la Junta Directiva de AEF y director del encuentro, Honorio Carlos Bando, la directora general de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), Paloma Domingo y el secretario general de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Miguel Ángel Casermeiro. 

Durante el acto inaugural, Bando ha destacado su deseo de que el encuentro “sirva para para unir y afianzar las relaciones entre las fundaciones y las organizaciones de salud y bienestar”. Asimismo, ha apuntado que el objetivo principal del Grupo de Trabajo Sectorial de Salud, Investigación y Bienestar de AEF “es poner en valor la importante labor de las fundaciones de salud” y, al mismo tiempo, aprovechar esta cita para “reflexionar sobre los objetivos que hay que cumplir en los próximos años”.

Posteriormente, Domingo ha explicado, como directora general de la FECYT, que esta fundación que depende del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades tiene entre sus objetivos principales “la divulgación de la ciencia y la información científica”, porque “es importantísimo que los ciudadanos se acerquen cada vez más a esta disciplina” y “formen parte del proceso investigador”.

Además, Domingo ha resaltado que entre el público objetivo de la fundación se encuentran los jóvenes. En este sentido, ha resaltado el “descenso dramático” de la participación de las jóvenes en las disciplinas STEM (siglas en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), “particularmente en ingeniería informática”, ha añadido. “El reto futuro es la digitalización y es una pena desperdiciar el 50% del talento que tenemos”, por lo que “hay que trabajar para que elijan en igualdad de condiciones”, ha sentenciado.

En cuanto a las fundaciones, Domingo ha recordado que en “España existen unas 8.500 fundaciones activas, con un gasto superior a los 8.000 millones de euros, lo que significa un 0,85% del PIB”. Sin embargo, ha explicado, respecto a las instituciones privadas y sin ánimo de lucro en el caso de la dotación para ciencia “estamos en un 0,01% sobre el PIB”, de manera que “tenemos que trabajar para que haya incentivos públicos”.

Por su parte, Real ha asegurado que “el desarrollo del sector fundacional en este país ha ido parejo a la mayor implicación de la sociedad civil en el abordaje de cuestiones de interés general”. Así, ha remarcado que la actividad de las fundaciones en el ámbito de la salud y de la investigación es “insustituible”, frente a una estructura de la Administración “mucho más rígida”. En esto ha coincidido Igual, quien ha reconocido que las instituciones no siempre llegan a todo, por lo que “necesitamos a las fundaciones para estar en contacto con todos los ciudadanos para seguir avanzando como sociedad”.

En último lugar, Casermeiro ha recordado que la UIMP “tiene por misión difundir la cultura y la ciencia; fomentar las relaciones y el intercambio de información científica y cultural, así como el desarrollo de actividades de alta investigación y especialización”, aquí “encaja el papel extraordinario de las fundaciones”, ha afirmado.

Emprendimiento y transferencia tecnológica

Tras la inauguración, la primera ponencia Estrategias de apoyo a emprendedores en el sector de la salud la ha impartido el catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Complutense de Madrid, Federico Morán, quien ha destacado que “los resultados de investigación del sector médico-biosanitario son los que mayor impacto social tienen”.

En relación a los modelos de transferencia e innovación en salud, Morán se ha centrado, entre otros, en los programas de aceleración públicos “como es el caso de Healthstart de la Fundacion Madri+d, que pretende ayudar a detectar resultados de la investigación en el entorno hospitalario para trasladarlos al mercado”. En esta línea también ha incidido en otras estrategias como son las que hacen las propias redes de innovación de los hospitales públicos, agrupadas en la plataforma de Innovación en Tecnologías Médicas y Sanitarias (Itemas), “estas unidades buscan y fomentan la investigación y el emprendimiento en los hospitales públicos y ayudan a los investigadores a buscar financiación y partners para llevar a cabo su idea de negocio y que se traslade a la sociedad”.

Asimismo, ha hecho referencia a otros modelos de transferencia promocionados directamente desde el sector privado como “las plataformas de aceleración privada y aceleradoras internas de empresas privadas de salud”. En último lugar, Morán ha explicado el caso de los impact investments, “fondos de inversión e inversores privados que invierten exclusivamente en proyectos con alto impacto social, como es el área de la salud por excelencia”. Esto “es una tendencia en el mundo de la inversión que se está consolidando”, ha sentenciado.

Posteriormente, en la mesa sobre Capital humano, moderada por el director general de la Fundació Univeritària del Bages, Valentí Martínez, se ha insistido en la importancia de avanzar hacia una mayor formación y profesionalidad en este ámbito. “Solo de esta manera se podrá garantizar la eficiencia, la innovación, y la generación de conocimiento y talento aplicado a la acción”, han coincidido el presidente de la Fundación Humans, Julio Zarco, el subdirector general de Calidad Asistencial de la Viceconsejería de Humanización de la Asistencia sanitaria, Alberto Pardo, y del Área de Proyectos, Humanización Hospitalaria de la Fundación Atresmedia, Ana Mayoral.

 

Gabinete Prensa UIMP.

Santander, 6 de julio de 2018.

Con una mesa redonda sobre innovación, “palabra clave que -según la moderadora y presidenta del Fundación Educación para la Salud, María Sáinz Martín,- en la política en general siempre está en minúscula”, la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) se ha despedido del encuentro Las fundaciones de la salud, investigación, y bienestar en el siglo XXI: retos y oportunidades, que se ha celebrado esta semana.

La secretaria general de la Fundación Tecnología y Salud, Margarita Alfonsel,el director del Aula Estudios Avanzados de la Fundación Tejerina, Fernando Bandrés, y el director del Programa de Acción Social de la Fundación Koplowitz, Isidro Villoria, han participado en la última sesión del encuentro.

En su intervención, Alfonsel ha hablado sobre “el impacto de la tecnología sanitaria en nuestras vidas” mediante el análisis de “la evolución del sistema sanitario y nuestra salud”. Este recorrido por los principales avances del sector ha concluido con una reflexión: la innovación en tecnología sanitaria es la única capaz de prevenir enfermedades, aumentar nuestra calidad de vida o mejorar los diagnósticos. Y “cuida del activo más importante, la salud”.

La tecnología sanitaria es “una revolución y revolución al servicio del paciente” con avances como la historia clínica electrónica, el big data aplicado a la medicina de precisión o la cirugía robótica, ha señalado la secretaria general de la Fundación Tecnología y Salud.

Bandrés, por su parte, ha coincidido con Alfonsel en que la tecnología es clave en este sector, pero sola, no: “Hará falta gestionarla, tener políticas adecuadas al manejo de esta y una legislación o normativa que regule el proceso”. Además, ha advertido de que “sin potencial humano es imposible innovar, y este está descuidado”. A su juicio, en España se debe reconocer el impacto de la innovación en términos culturales, no económicos y, por lo tanto, se debe cambiar “la cultura de la innovación en las universidades”.

En este sentido, el director del Aula Estudios Avanzados de la Fundación Tejerina ha destacado que “nada se puede innovar desde dentro si no hay una tradición previa, una cultura de cambio”, por ejemplo, la medicina de precisión no es efectiva sin “ser capaces de manejar los datos”.

Tras coincidir con su predecesor en el coloquio, Villoria se ha mostrado preocupado por las “necesidades inacabadas” fruto de una “crisis institucional no solamente económica sino de credibilidad en el propio sistema”. En relación a las autonomías, ha criticado que haya “diecisiete reproducciones de todo” además de lamentar el “maltrato institucional a los médicos” síntoma de la “mediocridad profunda en la que estamos cayendo”.

Para solucionar esta inercia, “la sociedad civil tiene que tomar conciencia de que hay que funcionar de otra manera” porque “no podemos esperar un cambio de las instituciones, políticos y universidades”, ha concluido.

Clausura
En el acto de clausura, han intervenido el director del encuentro y coordinador del Grupo de Trabajo Sectorial de Salud, Investigación y Bienestar de la Asociación Española de Fundaciones (AEF), Honorio Carlos Bando, el secretario del curso y director de Grupos Sectoriales de la AEF, Juan Andrés García, y la vicerrectora de Extensión Universitaria y de Enseñanzas del Español y otras lenguas de la UIMP, Montaña Cámara.

FUENTE: UIMP.ES