Noticia del CIBERER sobre un trabajo de nuestras líneas de investigación liderado por la Dra. Belén Pérez: “Obtienen resultados prometedores con el uso de chaperonas farmacológicas para un tipo de aciduría metilmalónica”

Investigadores de la U746 CIBERER que lidera Belén Pérez en el CEDEM-CBM-UAM han obtenido resultados prometedores con el uso de dos potenciales chaperonas farmacológicas para la recuperación y mejora de afectados por la aciduría metilmalónica tipo cblB, una enfermedad genética rara para la que no existe un tratamiento definitivo.

Esta enfermedad es debida a un defecto en la proteína mitocondrial adenosilcobalamina transferasa (ATR). Los autores de este trabajo, publicado en Biochimica et Biophysica Acta, se han centrado en la hipótesis terapéutica de utilizar dos compuestos que se unan a esta proteína mal plegada y que podrían ayudar a reestructurarla, recuperando su estado normal y por tanto su correcto funcionamiento. Los potenciales fármacos propuestos son chaperonas farmacológicas, compuestos que se unen específicamente a la proteína.

Se han estudiado una batería de mutaciones identificadas en pacientes y se ha probado para cada una de ellas, en modelos de la enfermedad, el efecto de estos dos compuestos individualmente, en combinación entre ellos y con un derivado de la vitamina B12 (hidroxocobalamina), resultando en una recuperación de la actividad de todas las mutaciones probadas alcanzando niveles normales.

Estos prometedores resultados abren la puerta al uso de estos dos potenciales fármacos que, individualmente o bien en combinación con la vitamina B12, mejorarían la actividad de la proteína ATR. Estudios futuros en modelos de organoides hepáticos permitirán evaluar su eficacia y seguridad en un modelo de enfermedad más cercano a la patología.

Sobre la aciduría metilmalónica

La aciduría metilmalónica (MMA) es una enfermedad metabólica hereditaria que se caracteriza por la acumulación tóxica de ácido metilmalónico en sangre y/u orina. Se incluye en el grupo de las enfermedades raras debido a su baja incidencia. Es una enfermedad metabólica genéticamente heterogénea debido a variaciones en cuatro genes cuyo defecto se sitúa en la ruta de metabolismo de determinados aminoácidos, ácidos grasos y colesterol.

La MMA tipo cblB es resultado de mutaciones en el gen MMAB, que codifica para ATR, una proteína implicada en la activación de la vitamina B12 como cofactor fundamental en la degradación de ácido metilmalónico. Defectos en este gen producen por lo tanto aciduría metilmalónica con afectación neurológica, renal y en ocasiones hepática. El tratamiento actual varía desde la restricción dietética hasta trasplante de hígado o riñón pasando por la administración farmacológica de vitamina B12, a la cual no responden más de la mitad de los pacientes. Ninguno de los tratamientos es definitivo por lo que uno de los retos en investigación es la búsqueda de nuevas terapias.

La mayoría de las mutaciones en el gen MMAB provocan una proteína ATR mal estructurada (mutaciones de folding) que tienen como consecuencia una rápida degradación de la misma o un mal rendimiento de su actividad, lo que acaba provocando la enfermedad más o menos severa en función de la gravedad de estas mutaciones.

En esta investigación, han colaborado investigadores de la Universidad de Bergen (Noruega).

Artículo de referencia

New perspectives for pharmacological chaperoning treatment in methylmalonic aciduria cblB type.Brasil S, Briso-Montiano A, Gámez A, Underhaug J, Flydal MI, Desviat L, Merinero B, Ugarte M, Martinez A, Pérez B. Biochimica et Biophysica Acta.

DOI: 10.1016/j.bbadis.2017.11.024

*  Explicación de la imagen: Representación predictiva de la unión de la chaperona farmacológica (compuesto VI) sobre la proteína adenosilcobalamina transferasa (ATR). Se ilustran las diferentes perspectivas de la unión del compuesto (PDB ID 2IDX): (A) visión completa del trímero de ATR con cada subunidad diferenciada con un color. (B y C) Vista a mayor detalle, especificando la orientación del compuesto, su localización en la base del complejo y los aminoácidos de contacto (Asp79, Asp80 y Gln81). Estos contactos están representados por líneas punteadas.

Fuente: CIBERER

Isabel Gemio destaca la labor de Trabajo Social en los diagnosticados con enfermedades minoritarias

Con motivo del Día Internacional del Trabajador Social, Isabel Gemio ofreció el 14 de marzo la conferencia ‘Investigación y orientación profesional, elementos claves en el ámbito de las enfermedades raras’, enmarcada dentro de los actos del 25 aniversario de la Universidad de Almería. Un encuentro con alumnos de la UAL celebrado en el Teatro Cervantes de Almería donde la periodista, presentadora de televisión y radio, y fundadora de la Fundación ‘Isabel Gemio’ ensalzó la figura de estos profesionales y remarcó que “la formación del trabajador social es vital”, especialmente en casos con personas con enfermedades raras, o minoritarias.

“Estos profesionales son imprescindibles para este colectivo, que necesita gente formada”, insistía Isabel Gemio, pues este colectivo “tiene una especificidad y, por lo tanto, toda formación es poca”. Y es que, tal y como comentaba, estos enfermos “requieren de una especialización muy multidisciplinar” ya que en sus casos intervienen muchos factores y muchos especialistas en sus enfermedades. Por lo tanto,

“Cuanto más formación tengan estos profesionales, mejor conocerán la realidad y las necesidades de estos enfermos y sus familias”.

En este sentido, como madre con un hijo que sufre distrofia neuromuscular, Isabel Gemio quiso hacer hincapié en las familias “porque son enfermedades que transforman el núcleo familiar absolutamente”. Una situación en la que, para todos, “la vida cambia y tiene que adaptarse”, apunta. Y no sólo emocionalmente, que también requiere un tiempo de adaptación, sino que tiene que “adaptarse la casa, el coche, el baño…”. Algo que Isabel Gemio resume asegurando que

“Es un cambio de vida radical, y con un shock emocional para todos”.

Fundación ‘Isabel Gemio’, en pro de la investigación

Además de madre, periodista y presentadora, Isabel Gemio también es fundadora de la Fundación que lleva su nombre. Una fundación dedicada a impulsar las investigaciones en el campo de la distrofia neuromuscular y otras enfermedades raras. “En los últimos 20 años se ha avanzado bastante”, comentaba durante su conferencia. “Pero aún hay muchas carencias”, añadía, por lo que también quiso reivindicar “más investigación, porque es la única manera de avanzar”.

Isabel Gemio minutos antes de comenzar su conferencia.

Isabel Gemio minutos antes de comenzar su conferencia.

“Desde que se descifró el ADN se han dado pasos de gigante, pero nos gustaría que hubiese muchísima más investigación”, remarcaba Isabel Gemio durante su charla. Una lucha eterna con un motivo muy simple pues “al final, la única manera de curar o de avanzar es investigando”. Y para ello

“Los científicos necesitan de recursos y medios porque la investigación es muy cara”.

Un ámbito de la ciencia, la investigación, que va muy ligado al del diagnóstico, vital para el tratamiento de las enfermedades. Así, según la Unión Europea, una enfermedad rara es aquella que afecta a menos de cinco personas por cada 10.000 habitantes. Sin embargo, apuntaba Isabel Gemio, “proporcionalmente en España hay alrededor de unos 3 millones de personas que sufren estas enfermedades” pero, remarcaba, “hay muchas que están por diagnosticar, que no saben lo que tienen sus hijos o ellos”. Y es que

“En contra de lo que muchas personas creen, hay mayor prevalencia de estas enfermedades entre adultos que en niños”.

Por su parte, un dato positivo es que el diagnóstico “ha ido mejorando” pero aún no es pues suficiente “tarda demasiado tiempo en llegar”. Un hecho que “implica muchísimos problemas, como el empeoramiento si no reciben ningún tipo de tratamiento”, o si no se aplica el tratamiento correcto “aunque sea paliativo”.

Por supuesto, no todo fue negativo durante la charla de Isabel Gemio pues “también es verdad que en los últimos años se han encontrado algunos medicamentos para algunas enfermedades raras”. Por lo tanto, concluía Isabel Gemio, “son tantos frentes los que tienen estos enfermos y sus familias” que potenciar la investigación y la formación en Trabajo Social es “fundamental”.

FUENTE: AULA MAGNA

DOSSIER DE PRENSA: TELEPRENSA.COM, UAL NEWS,

NOTICIAS DE ALMERIA

YOUTUBE   

YOUTUBE2